domingo, 19 de diciembre de 2010

Michelle Alucina.

Y es que no, no puede ser. Así no. Harrison, levántate y métele dos obleas a ese tío, por favor.

1 comentario:

Irene dijo...

¡Qué carita de ángel tiene aquí la Michelle!